Cabecera del Diario del Siglo de Oro


02 de julio de 2022

El “Nuevo Mundo” en la escena del Siglo de Oro.

Por Rafael Cortil Sayago, Gestor Cultural


 

El nombre de América aparece en España por primera vez en el siglo XVII, concretamente aparece en el libro del Tesoro della Lengua castellana o española de Covarrubias en este se cuenta “Una cuarta parte del orbe, ignota a los antiguos, y ansí le dan por nombre el Nuevo Orbe o Mundo. Descubrióse el año de mil y cuatrocientos y noventa y dos por Cristóbal Colón, ginovés.” No obstante, algunos autores atribuyen el descubrimiento a Américo Vespucio de Florencia de quien toma el nombre de América.

Desde su “descubrimiento” hasta este momento en España se conocía a América con el nombre del “Nuevo Mundo”. En las primeras definiciones de colón aparece: “Nombre propio del que descubrió las Indias Occidentales” o “la parte de mar y tierra nuevamente descubierta”.

La comedia del Siglo de Oro nos va a hablar y narrar este acontecimiento, puesto que entrando el siglo XVII ya el español común sabía de este “descubrimiento” que tendría lugar el siglo anterior donde España se ve con un gran continente nuevo.

Cabe destacar que la comedia en el Siglo de Oro está destinada a distintos perfiles educativos, siendo un centro de comunicación, donde la gente va a ponerse al día sobre los temas mundanos. Las maravillas del “Nuevo Mundo” y su importancia la observamos en el teatro de Lope de Vega o de Calderón de la Barca.

Entre estas comedias distinguimos entre las comedias del descubrimiento y las de la evangelización de América.

Las primeras hablan sobre el “Nuevo Mundo”, Cristóbal Colón y los Guanches de Tenerife de Lope, El Arauco domado, o la aurora de Copacabana de Calderón, además de obras como la trilogía de los Pizarros de Tirso de Molina. Otras comedias destacan como Las Hazañas del marqués de Cañete de Ruiz de Alarcón o el Valeroso español de Gaspar Aguilar. Otros hablan de México, Chile, y otras zonas de Hispanoamérica.

Las segundas, hablan de la evangelización con tonos fabulosos y actitud devota, en Los guanches de Tenerife Lope habla de la isla como si se tratase del paraíso, aquí encontramos escenas líricas, con un rey bárbaro donde se da cualidades espirituales a los españoles, que en lugar de batalla y la honra se busca el casamiento, dejando la conquista de lado y cambiándola por la evangelización. Y los milagros de vírgenes o las intervenciones milagrosas son algunos de los objetivos de estas comedias.

Otra obra destacable es la Aurora en Copacabana de Calderón de la Barca, observamos el culto a la virgen y los tonos de autos sacramentales donde observamos apariciones y ángeles. Esta obra es de interés y se reescribe en el S. XVII por un desconocido de apellido Peinado, cambiándole el por Pizarro en Copacabana.

Con el paso del Siglo XVII las comedias de conquistas son más numerosas que las del descubrimiento, con personajes con lenguas “indias”, y cancioncillas en “lenguaje mestizo” estas las encontramos por ejemplo en el Arauco domado o en Servir a señor discreto de Lope de Vega.

En el Nuevo Mundo de Lope podemos observar la visión que hay en el siglo XVII sobre el maravilloso encuentro entre dos mundos, aquí el protagonista va a las indias, y se encuentra con personas del nuevo mundo, no conocen el mismo lenguaje, contemplando la visión europea del otro. En ocasiones estas obras teatrales se realizan a través de distintos poemas épicos o tratados como son los de Garcilaso de la Vega o Pedro de Oña.

La visión del tema americano ha cambiado mucho con el paso del tiempo y son ahora los intercambios culturales y la diversidad temas a tratar en el desarrollo de la humanidad.



© Clásicos en Alcalá 2022